En una entrevista le oí mencionar un proverbio chino que según decía le gustaba mucho:

“si quieres ser feliz unas horas… emborráchate

si quieres ser feliz un día… mata un cerdo

si quieres ser feliz un mes… haz un viaje

si quieres ser feliz un año… búscate una buena pareja

pero si quieres ser feliz toda la vida… cuida de tu huerto.”

En ‘El País’ dicen de él que ‘vivió para los placeres de la tierra y su cine fue una extensión de esos placeres’. También que ‘por expreso deseo del cineasta no habrá homenajes póstumos de ningún tipo. Para evitar tentaciones, lo dejó firmado bajo notario’.

Quizá es una invitación a ser creativo y saltarse un poco la prohibición, pero merece la pena rendir un íntimo homenaje a Bigas Luna, disfrutar otra vez de las imágenes de su filmografía, saborear sus vinos artesanales o leer su decálogo para la vida que nos cuenta Leonor Watling. También es bonito escuchar una minúscula parte de su filosofía sobre la alimentación, la vida y la tierra.

La comida y Bigas Luna

El calçot, el porrón y los castellers, tres cosas nuestras que siempre me han fascinado. Nacen de la tierra y me hacen mirar el cielo”. Bigas Luna (prólogo del libro”La Cuina del Calçot” de Joan Jofre y Agustí Garcia, ediciones Cossetània)